Disolución de una sociedad

La Disolución de una Sociedad no paraliza ni pone fin a su actividad, pero sí en cambio supone su desaparición jurídica.

El Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, que aprueba el nuevo texto de la Ley de Sociedades de Capital, señala que una sociedad puede disolverse en los siguientes casos.

Por el cese en el ejercicio de su actividad tras un periodo inactivo superior a un año, por la conclusión de la organización, por la imposibilidad de que funcione, por pérdidas que dejen el patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social, por reducir el capital bajo el mínimo legal o por cualquier causa establecida en los estatutos de la empresa en cuestión.

Tras disolver una sociedad, existen tres vías: transferencia de la propiedad, liquidación de la sociedad y concurso de acreedores. En este sentido, en el bufete de Iborra Alonso tenemos profesionales especializados en gestionar y asesorar de manera integral la disolución de una sociedad.

¿Necesitas ayuda?

Contáctanos sin compromiso

Contactar

Eventos

Adéntrate en el mundo de la empresa de la mano de Iborra Abogados

Más información
sub-eventos

Últimas noticias

Contacta con nosotros

¿Necesitas asesoramineto legal? Somos tu defensa, envíanos un mail y contactaremos lo antes posible.

Donde estamos

Formulario de contacto